info@aenoa.com 950 17 13 13
Los Pliegos en las Licitaciones de Formación.
aenoa junta andalucia formacion licitaciones

Los Pliegos de condiciones de las Licitaciones son documentos del expediente de contratación que detallan los requisitos que deben cumplir las empresas de formación para ser adjudicatarias del contrato. A la hora de decidir contratar con el Sector Público, lo primero que hay que leer detenidamente son dichos documentos, ya que explican las condiciones económicas y de condiciones técnicas, ya que mediante ellos la Administración Pública establece los requisitos que marcarán el contrato. Es decir, el centro de formación que decida participar en una Licitación debe estudiar detalladamente dichos documentos.

La Administración tiene la potestad dominante para establecer las cláusulas de las licitaciones. Por ello, las empresas que decidan participar deben conocer lo que el órgano contratante exige y que estará siempre establecido en dichos pliegos. Los pliegos de condiciones son unos documentos donde se exponen los requisitos generales y particulares que tienen que poseer las ofertas de los licitadores para ser aceptadas. Suelen tener una extensión considerable y marcan tanto las condiciones técnicas que deben poseer los servicios, como las reglas administrativas y económicas que se van a aplicar. En definitiva son documentos que establecen las reglas jurídicas, administrativas, técnicas y económicas que regularán el proceso de licitación y el contrato.

Los órganos de contratación pueden establecer en los pliegos condiciones especiales relativas a medidas sociales, medioambientales, etc. De hecho, en la Ley 9/2017 se establece la obligatoriedad de introducir al menos una de las condiciones especiales siguientes:

•       Innovación

•       Respeto a los derechos laborales

•       Igualdad de género

•       Promoción del empleo de personas con dificultades especiales para acceder al mercado de trabajo

•       Medioambientales.

Existen dos tipos de pliegos:

a)      Los Generales, que son de carácter potestativo y marcan unas condiciones básicas aplicables a todos los contratos que realice el órgano público.

b)      Los Particulares, que son de carácter obligatorio y establecen las condiciones concretas de cada contrato.

Ambos tipos, a su vez pueden estipular condiciones administrativas o condiciones de tipo técnico, y deben aparecer obligatoriamente en el “expediente de contratación” (documento legal que contiene toda la información sobre la licitación) que realice el órgano de adjudicación, con la excepción de los Contratos Menores y en el Procedimiento de Diálogo Competitivo donde pueden sustituirse por un solo documento descriptivo.

Se consideran Pliegos de cláusulas administrativas generales (PCAG), aquellos documentos que contemplan aspectos básicos sobre la ejecución del contrato, los derechos y obligaciones de las partes, las posibles incidencias, el régimen económico, los supuestos de modificación, extinción y resolución, las garantías, etc. Los pliegos se referirán a los siguientes aspectos de los efectos del contrato:

a. Ejecución del contrato y sus incidencias.

b. Derechos y obligaciones de las partes, régimen económico.

c. Modificaciones del contrato, supuestos y límites.

d. Resolución del contrato.

e. Extinción del contrato, recepción, plazo de garantía y liquidación.

También existen unos Pliegos de prescripciones técnicas generales (PPTG), que tienen carácter potestativo al igual que los PCAG. Existen pliegos ya elaborados para determinados tipos de contratos. Suelen darse en los contratos de obras, y menos en los contratos de servicios o de formación.

Según indica la Junta de Andalucía, para la licitación de un contrato se exige la elaboración y publicación de los denominados pliegos, dónde quedan determinadas las obligaciones y derechos de las partes, de la Administración y de la organización adjudicataria, respecto a la licitación, adjudicación, formalización y ejecución del contrato.

En general aparecen dos tipos de pliegos:

-Pliego de cláusulas administrativas particulares, con un contenido marcadamente jurídico. Contempla los criterios de solvencia y adjudicación del contrato, el presupuesto de licitación, la duración del contrato, el plazo de ejecución, la garantía…, es decir, los pactos y condiciones, derechos y obligaciones fijadas en el contrato.

-Pliego de prescripciones técnicas particulares, de carácter técnico. Conlleva las características técnicas de los bienes o prestaciones, el número de unidades, y, en su caso, los requisitos, modalidades y características técnicas de las variantes, es decir, los trabajos, servicios o suministros a realizar.

Dejar un Comentario